Puerto Santa Cruz, donde perdimos al indio

Hoy recordé mucho un lugar que visité en Enero 2012 y guardo lindos recuerdos y experiencias. Puerto Santa Cruz, ciudad que originalmente fue la capital de la provincia de Santa Cruz. En su momento llegó a tener 20.000 habitantes pero luego de la huelga de 1921 se redujo paulatinamente y hoy debe tener un poco menos de 3400 habitantes.

Domingo, lunes o martes da igual, es todo igual. Pareciera que la huelga aun no terminó. Llegué un domingo de lluvia, para descansar una noche y luego seguir a Río Gallegos.  Todos los turistas que ingresan a la ciudad son recibidos por un policía quien aparte de dar la bienvenida pide el documento de identidad y datos de donde uno viene y hacia donde uno va.  Forma parte de la seguridad del lugar lo cual no lo vi mal porque después de todo soy una desconocida que puede llegar a romper la armonía y tranquilidad del lugar y mucha gente está de paso por allí seguramente.

Una vez que encontré un hotel donde dormir decidí  salir a recorrer, aprovechando que los días son largos en verano y ver de que se trataba el lugar. Un dato curioso: la dueña del hotel tenia que salir por lo tanto me dio la llave del hotel para que yo salga y entre cuando quiera. Ahí entendí porque el policía de la bienvenida pide tantos datos. Sinceramente me hizo sentir como en mi casa. Todo guarda una lógica en la vida.

Yo no se si era por el frío o porque era domingo, no había nadie en la calle. Las casitas en su mayoría son de chapa, pintadas de distintos colores lo que lo hace muy pintoresco, pero gran parte de ellas abandonadas o quizás mucha gente de vacaciones.

En Puerto Santa Cruz está el Regimiento de Caballeria de Tanques 11 y la Compañia de Munición 181, una estación de servicio YPF, el Banco Nación, varios hoteles, la Iglesia  de la Exaltación de la Cruz  y el Colegio Salesiano. Pero lo mas curioso son las casitas que cada tanto se ve en alguna de ellas alguna cortina que se corre seguramente mirando si sigue o no lloviendo.

Cuando vuelvo al hotel, no baje todo mi equipaje y deje casi todo en el auto. Después de todo, ¿quien iba a sacar algo? si después de todo, el policía de la bienvenida cuida a los lugareños de los extraños que pasan una noche en el pueblo. Abro la puerta del hotel, no había nadie obviamente. Pero me encuentro con que el hotel tenia un significado muy especial en aquel lugar. Fue el lugar donde alojaron a los huelguistas que fueron tomados presos en 1921.

Y ya al otro día, Lunes, bien temprano emprendo el viaje a Rio Gallegos, con una parada previa en el Parque Nacional Monte león. Cargo el poco equipaje que bajé en el auto y la  señora aun no había vuelto al hotel, así que le deje el dinero en la mesa, la llave y me fui. Me daba ganas de dejarle una nota que solo diga: muchas gracias por su confianza!

Aun no se si seguían de huelga o no, pero la Argentina también está ahí..En cada rincón, en casa casita, en el policía de la bienvenida, en la lluvia y en el viento. El indio no perdió el poncho, quizás nosotros perdimos al indio.

Laura Schneider
Fotos: Laura Schneider
Referencias: la Posada de Pinky – Para la dirección pregunten al policía de la bienvenida 🙂 y no dejen de visitar el Parque Nacional Monte Leon, el único Parque nacional sobre el atlántico argentino. 

Anuncios

2 Respuestas a “Puerto Santa Cruz, donde perdimos al indio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s